Bahía de Palma, tapas, Almería

El bacalao en el Bahía de Palma

En Almería, el bacalao es a la Semana Santa como las migas a la lluvia.

El bacalao se prepara de tantas formas que cada una merece un artículo en cuanto a su preparación y ubicación, especificando el bar que lo exhibe como especialidad. Por ejemplo y para abrir boca: los boladillos de bacalao, los soldaditos de Pavía, las habas con bacalao, el potaje de garbanzos con bacalao o potaje de Semana Santa…

Como decía, serán protagonistas en otros artículos . Ahora vamos al primero por ser el más sencillo y, por eso, el más difícil, difícil por tener que destacar cuando se trata de una especialidad que todos cocinan, difícil por mantenerse a lo largo del tiempo cambiante.

El Bahía de Palma está situado en el corazón de la Almería antigua, en el número uno de la plaza de la Administración Vieja, entre la Plaza Vieja y la Plaza de la Catedral. Conserva su presencia en el exterior y en el interior y éste es su primer atractivo. La puerta, alta y de dos hojas que se abren, se adapta al arco de la entrada, así como los balcones. En el interior la barra y el zócalo se cubren de azulejos y de las paredes cuelgan fotos con dedicatoria de cantaores y toreros, carteles de toros… Éste es el escenario.

La especialidad es el bacalao frito. Así sin más. Tan simple. Pero no dejen de pedirlo porque les va a sorprender. La harina, el bacalao, el aceite, la temperatura o el tiempo, todo ello e incluso ese “amor”, ingrediente secreto que los cocineros dicen poner en lo que hacen, convierten un plato nada sofisticado en un manjar que te obliga a cerrar los ojos para no olvidar las sensaciones de ese momento fugaz.

bacalao Bahía de Palma

Repita o cambie de tercio porque ahí no queda eso. Sobre el mostrador se exhiben las tapas ya elaboradas, algunas clásicas como los calamares, la aguja, los boquerones, las migas, el arroz, los pinchos o la morcilla. Otras son especialidades tan valiosas como la “marraná de pulpo”, el adobo y la carne de toro durante la feria.

Y si quieren tomar raciones, dos se llevan la palma: en el número uno las patatas paja, que llevan por montera  huevo frito y jamón serrano; en el número dos el potaje de bacalao.

Entre tanta variedad, ¿por qué destaco el bacalao frito? Porque sorprende a tu paladar que, habiéndolo probado otras veces, te advierte de algo nuevo.

Pero mejor que vengan y prueben.

Para terminar debo decir que han puesto unas mesas en la plaza, demasiado alejadas del bar y que sirven con demasiada lentitud. El que elija esta opción se llevará una mala impresión y dejarán de ver un bar de Almería de los de toda la vida.

 

0 comentarios en “El bacalao en el Bahía de PalmaAñade un comentario →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *