Las Bravas del Bonillo

El Bonillo Almería, un clásico más

El Bonillo, otro de los clásicos de Almería que ha sobrevivido en el mismo sitio, la calle Granada.

El Bonillo ha sobrevivido con la misma tapa reina que tan famoso y atractivo lo hizo: las patatas bravas. Pocos bares de Almería la ofrecían para no someterse a la comparación y terminar haciendo el ridículo.

Lástima de calle, por cierto, que poco a poco se está viendo desmantelada de muchos bares de gran calidad y empaque.

Tiene mérito mantenerse tantos años. Es como fue, diminuto. Cuando llegaba la gente y se ponía de puntillas desde la calle para ver si había un sitio en la barra, el dueño los invitaba a pasar:

-Pasen, pasen, hay sitio en la terraza – les decía en el colmo del optimismo.

Ya hubiese querido el dueño y sus clientes una terraza. No deja de ser curioso, casualidades de la vida, que tres bares pequeños, los más pequeños de Almería diría yo, tuvieron y tienen aún éxito gracias a especializarse y ser tan buenos en su particularidad: jibia, lomo en adobo, patatas bravas. Por eso y por apostar por la plancha, algo forzoso porque si les ponemos una cocina…

¿Qué nos encontramos cuando fuimos a probar las bravas de este Bonillo de ahora y siempre? Con camareros campechanos y simpáticos, también graciosos , aunque no presumieran de tener terraza. Con cerveza bien tirada y buena, Estrella de Levante.

¿Qué más? Nunca lo hubiera imaginado. Encontramos un cartel en el que una empresa anuncia que “patrocina estas patatas bravas”, las del Bonillo.

Ya sólo falta que envasen la salsa y la comercialicen allende fronteras.

attachment-4

Pedimos las bravas y también una hamburguesa con la opción de salsa picante. Cuando esperábamos un picante rabioso  descubrimos que no pretenden esto, buscan un conjunto que conquiste por el sabor. Nada que ver con los que utilizan el tabasco y les adjudican el nombre o los que compran la salsa en el supermercado, que son una opción, y allá cada uno con sus gustos.

Las Bravas del Bonillo

Hemos de reconocer que íbamos predispuestos a ser muy rigurosos, a no dejarnos llevar por la fama y los comentarios siempre favorables que nos condujeron allí comidos por la curiosidad.

Hemos de reconocer que llevan razón, que la tapa no decepciona, todo lo contrario, convence y satisface.

Os invitamos a probarlas, si es que aún no lo habéis echo…

 

0 comentarios en “El Bonillo Almería, un clásico másAñade un comentario →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *