El Tiburón de Almerimar

El Tiburón de Almerimar

PIZZAS TRADICIONALES CON UN SABOR INIGUALABLE

Situado junto al Paseo Marítimo, en la zona de Levante, la pizzería resturante El Tiburón presume con orgullo de ser pionero de la restauración en Almerimar. Hoy la oferta gatronómica es numerosa pero en lo años ochenta era muy limitada. Quien da primero da dos veces y El Tiburón lo hace. Hay que reconocerle que se haya mantenido en el tiempo ofreciendo lo mismo con la misma calidad.

Sigue luciendo el nombre, sigue teniendo la misma configuración de varios salones en el interior con la barra en medio y su terraza exterior cubierta con estructura de madera.

En De Bares por Almería damos importancia al qué pero también al cómo, y es lo primero que voy a destacar. El personal es suficiente para atender a los clientes con presteza y amabilidad, casi con familiaridad pues, por muchos detalles, te hacen sentir como en casa. La cerveza fría servida en vasos preenfriados te da la bienvenida y te refresca mientras pasas la vista por la carta.

Aquí la reina, sin lugar a duda, es la pizza. Ingredientes clásicos para cubrir una masa fina que podría comerse sin ellos. Los nombres utilizados son los archiconocidos por todos. Una pizza con anchoas y alcaparras es una napolitana, no puede llamarse de otra forma a menos que se quiera despistar al personal. El nombre es lo de menos, lo sé, el tamaño importa y cumple, el punto de cocción es definitivo para completar la obra y llenarla del olor y del sabor que el cliente busca al pedirla por su nombre. La oferta es variada y damos fe de que, pida la que pida, la pizza cumple todos los requisitos para satisfacer todos los gustos.

El Tiburón de Almerimar

La paella es otra de las especialidades, también para todos los paladares. La pasta no se ofrecía, ni mucho menos, en todas sus variedades y se echaba en falta en la carta. El resto de platos servían para cubrir los huecos y completar la oferta. Que nadie se engañe y venga buscando exquisiteces de la “nueva cocina”, aquí se pone sobre la mesa lo prometido, cocinado con esmero y servido antes de acabar con las aceitunas y la cerveza.

El ambiente es agradable pero cuando se quiere aprovechar el espacio robándolo de los huecos entre mesas, se provoca una merma en la comodidad y la intimidad. Es preferible decir no a un cliente que arriesgarse al descontento de todos.

Los precios son muy competitivos, incluso en el capítulo bebidas,  y éste es otro de sus fuertes, una excelente relación entre calidad y precio.

Resumiendo: en el haber excelente servicio incluida la rapidez, especialidades sabrosas, bebidas frías, precios asequibles que incluyen la posibilidad del take away; en el debe excesivo aprovechamiento del espacio y la escasez de pasta en la carta, nada que no pueda arreglarse.

0 comentarios en “El Tiburón de AlmerimarAñade un comentario →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *