Tres mosqueperros

¡Por fin nuestra primera entrada!

Parece casi un milagro. No lo digo por decir. Y es que los riesgos de escribir un blog de este tipo tendrían que estar advertidos. Hablamos de bares, de bares en Almería. Bares donde por una cerveza, un vino o un refresco te ponen una tapa. Bares en los que al finalizar, muy amablemente te invitan a unos “inofensivos” chupitos de un licor probablemente destilado en el infierno. Bares que están cerca de otros bares. Y claro, la noche es joven…
La primera noche que salimos a valorar un local del centro acabamos intentando robar las banderas del Instituto Andaluz de la Juventud. La de España en realidad. La andaluza no nos gusta demasiado. Y no fue culpa nuestra, éramos inexpertos. Habíamos olvidado casi todo lo que había sucedido. No recordábamos qué habíamos bebido ni comido. Uno de nosotros aseguraba haberse comido una hamburguesa de color rosa. Nada de lo que recordábamos tenía sentido.
Nos dijimos que no volvería a pasar en la segunda noche y decidimos llevar una libreta para anotar todo lo que consideráramos relevante.
Y así lo hicimos. Con resaca, con mucha resaca, nos plantamos allí, en el mismo sitio de la noche anterior. Con nuestra mejor arma. ¡Una libreta de los chinos! Nada podía fallar.

Todo fue bien al principio, pedimos la primera ronda, lo anotamos así como las primeras impresiones.

No os lo vais a creer, sí que había hamburguesas rosas. Pero de esto ya hablaremos en futuros posts. Recuerdo vagamente ver volar, tres horas después, esa libreta en dirección al balcón de una casa. Habíamos vuelto a fallar. A la mañana siguiente nadie recordaba absolutamente nada.
Menudo inicio de puente, jueves desastroso y viernes sensacional. Quedaban dos días enteros. Todavía quedaba esperanza aunque la salud comenzaba a flaquear.
Salimos un tercer día, el tercer día seguido que íbamos al mismo bar. Los camareros se dirigían a nosotros por nuestros nombres y nos preguntaban por la familia. ¡Cotillas!
Nuevamente acabamos tal y como empezamos: borrachos como una cuba. Eso sí, ¡aún nos quedaban las notas! Hubiera sido un logro si no fuera porque ninguno de nosotros había escrito más de tres palabras seguidas. Tocaba plantarse delante del ordenador y escribir este primer post.
Creo que el resultado podríamos calificarlo de milagroso, sobre todo teniendo en cuenta que somos un grupo de seis del que tres no saben leer, otros dos leen a nivel de cuarto (de primaria) y el sexto es un perro. Literalmente un perro. Con dos orejas, hocico, rabo y cuatro patas. Lo que es un perro.
Y sin más y ante todo, queremos decir que este primer post no es más que una declaración de intenciones. Nos lo vamos a pasar bien, muy bien. Nos vamos a reír mucho, mucho, mucho. No vamos a pasar ni una y vamos a recorrer toda Almería haciendo lo que más nos gusta: COMER y BEBER como si no hubiera mañana.
P.D. : ¿Podríamos decir que somos profesionales del periodismo? ¿De la hostelería? Diremos que no somos profesionales de nada en absoluto. De momento.

0 comentarios en “¡Por fin nuestra primera entrada!Añade un comentario →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *