Interior Puentezuelas El Ejido

Puentezuelas Bar – El Ejido

Si las calles tuvieran, además de un nombre, un número de orden según su nacimiento, su fecha en formar parte de una ciudad, la de Lobero sería la número uno de la ciudad de El Ejido.

Allí, en el número 48, se encuentra Puentezuelas, un bar acogedor y con buena cocina.

La fachada del Puentezueltas es, como mínimo llamativa. Pintada de un color de contraste con respecto a los colores apagados de las otras fachadas. Su logo es atractivo y la primera letra del mismo personaliza el mobiliario y algunos utensilios.

Dentro, más contraste también buscado: lo mismo vemos una tuba colgada en la pared que un sofá o mesas cuyo origen fueron carretes de cables de electricidad o toneles reconvertidos para darles ese uso, o una mesa alta y larga con estructura de hierro y taburetes…

Un gran ventanal deja que la luz entre a raudales, en él puede leerse “amigos y bares“, toda una declaración de intenciones.

En las pizarras, las tapas. Tras la lectura te surge la duda porque ninguna destaca pero tampoco dejan de llamar la atención. Cuando las vas probando se despeja la duda: todas son originales, todas caseras y están muy buenas.

Llegamos tarde, a esa hora en la que la cocina está a punto de cerrar. Y sin embargo nos atendieron con agrado.

Las albóndigas, en una salsa de tomate natural, hicieron que más de uno repitiera y que todos, sin excepción, las probásemos. Por unanimidad, sobresaliente para ellas.

albondigas-puentezuelas-bar

Los burritos de pollo en salsa ligeramente picante alcanzaron, a pesar de lo que pudiera esperarse de los burros, una gran nota a la que añadimos un punto adicional por la cantidad de pollo y ser servidos con nachos.

La ensaladilla de pollo se nos sirvió en bote individual de cristal,cerrado herméticamente y proveniente del frigorífico. Ante todo higiene.

ensaladilla Puentezuelas Almeria

A estas alturas debo parar a comentar que el pan era de primera, blanco y tierno. Y cuando, entre las entretelas de un bollito semejante, se pone un lomo fresco a la plancha con queso, el éxito queda asegurado.

De rigor es en Puentezuelas probar la lasaña, como otras, y el magro cuatro quesos, un acierto muy rico.

¿He dicho ya que fueron amables con nosotros? Pues así fue, la camarera nos acogió bajo su protección, nos explicaba en qué consistía cada tapa para recomendarla y decir de todas y cada una “está muy buena”, con entusiasmo, demostrando así que las había probado todas.Dijo la verdad.

Como, además, el servicio fue rápido, la cocina paciente y el ambiente acogedor, fue fácil pasar un buen rato, relajados.

Tomamos buena nota de que posee una amplia terraza, cubierta por una carpa que permite disfrutar del buen tiempo.

¿Los precios en el Puentezuelas? Los esperados, los que están en vigor hoy: 2.50 la cerveza, 3.00 el vino…

En resumen, tranquilidad, buena cocina y servicio más que correcto. ¿Qué más se puede pedir?

0 comentarios en “Puentezuelas Bar – El EjidoAñade un comentario →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *